Park View

  • park-view-07
  • park-view-06
  • park-view-05
  • park-view-04
  • park-view-03
  • park-view-02
  • park-view-01

Localización: En un lugar privilegiado de La Habana, donde la parte antigua de la ciudad se encuentra con la modernidad, en las proximidades de obras monumentales como: El Museo Nacional de Bellas Artes, el antiguo Palacio Presidencial y el populoso Paseo del Prado, se erige el Hotel Park View para enriquecer el entorno urbanístico hotelero desarrollado en esta parte de La Habana antigua en las primeras décadas del pasado siglo.

Fundado en 1928 fue uno de los primeros hoteles que operó con capital norteamericano y que contó con un buen confort para la época.

El Hotel Park View reabre sus puertas con módicos precios y el confort adecuado para hacer de este parador un sitio agradable, llamado al descanso y a la satisfacción de quienes seleccionen
este acogedor espacio.

Historia

El hotel Park View data de 1928. Sus primeros dueños fueron los hermanos Economices de origen griego, los cuales poseían, además, el Café Zaserac, detrás del lujoso Hotel Inglaterra. La estabilidad que le daba al hotel el arribo seguro de americanos de clase media, lo convertía en un producto que se vendía sin realizar muchos esfuerzos de venta. En 1941, el hotel es comparado con los hoteles Lincon, Inglaterra, Vedado, Bristol y Plaza. En 1947 fue considerado por muchos especialistas como el hotel más exclusivo de La Habana que se caracterizaba por su estilo americano, su modernidad y sus económicos precios. Su relevancia entre los hoteles de capital americano lo hacen aparecer en varias publicaciones de la primera década del siglo XIX, como en la revista Carteles del 21 de abril de1935,  el libro Habana Mañana de Consuelo Helmer, publicado en 1941, el Libro de Cuba de 1952;  y en importantes guías de la época: Guía Simplificada de Cuba de 1930, Guía Telefónica de La Habana de 1931 y 1935, Clipper Guide to Cuba de 1947, Blue Guide to Cuba de 1949 y 1952 y Guía de La Habana y Cuba-Ideal Vacation Land de 1951.

Existen algunos indicios que indican la posible relación del hotel con la mafia americana, y parece ser que también tenía entre su clientela a algunos de los representantes de la rancia burguesía cubana. Se supone que esta preferencia se debía sobre todo al relativo anonimato en que subsistía el establecimiento, lo cual les permitiría realizar en el hotel actividades solapadas que serían irrealizables en lugares de mayor renombre. En la revista Carteles del 21 de Abril de 1935, se dice que el millonario cubano Eutimio Falla Bonet vive en el hotel y se afirma que recientemente el parador acababa de ser investigado por haberse hospedado allí el gangster norteamericano Karpis, enemigo público número uno de la sociedad. La publicación del hotel viene dada porque Falla Bonet es objeto de un secuestro que es conocido por la policía el día diez, cinco días después de producido el hecho. Esta coyuntura es aprovechada por la burguesía de la época para acusar a Guiteras de ser el autor del secuestro, lo cual provoca que este tiene que salir del país unos días después.

El entorno y la ubicación, tal cual hoy, siempre fue el principal gancho a explotar en la comercialización hecha por el hotel.
Las personalidades que en su momento le proporcionaron publicidad, señalan como sus principales atributos, el ser un hotel
de aspiraciones modestas, pero con el típico estilo americano de la época. Algunas áreas de servicio fueron calificadas de acogedoras y muy comerciales; estos son los casos del bar Coctel Launge y del Roof Garden.

Durante el asalto al Palacio Presidencial, uno de los asaltantes logró esconderse dentro del hotel y esquivar la persecución policial.
En este mismo hecho un cliente del hotel murió alcanzado por un proyectil al asomarse al balcón en el momento de la acción. Ya en la época del triunfo revolucionario el hotel alberga a combatientes de la lucha guerrillera y a personalidades de interés del gobierno revolucionario. Entre ellos, a integrantes de los movimientos de izquierda de la época. Mas poco a poco, al irse perdiendo la cultura hotelera y al disminuir la importancia de esta industria para el país, la instalación se fue deteriorando y perdiendo valor comercial hasta que pasó a ser albergue de la Escuela de Hotelería y Turismo y luego pasó simplemente a ser albergue de obreros de la construcción.

Luego de 3 años de reparación ardua, el hotel Park View reabrió sus puertas totalmente modernizado y confortable, el 23 de febrero del 2002, bajo la administración de la compañía Habaguanex S.A.

Contamos con 55 habitaciones estándar , de ellas:

-15 habitaciones con camas cameras y  40 habitaciones dobles con camas personales.
-40 habitaciones con vistas y 15 sin vistas.
-20 baños con bañera y 35 baños con platos de ducha.
-14 habitaciones con balcón.

Cada habitación cuenta con:

-Climatización central
-Teléfono local e internacional
-TV color satélite
-Baño con agua fría y caliente

Como servicio adicional en las habitaciones:
-Cuna

En la Recepción:

– Servicio de portero-maletero-parqueador.
– Envío o recepción de fax y correo electrónico.
– Fotocopia
– Guarda equipajes
– Venta de postales, tarjetas telefónicas y de publicaciones.
– Caja de seguridad.

           Servicios Gastronómicos:

           – Restaurante de 50 plazas, platos de la cocina internacional y criolla. En el 7mo
             piso, ventilación natural, vista a la ciudad. Desayuno de 7.00 a 10.00 AM
             servicio buffet. 12.00AM a 10.00 PM, almuerzo y comida, servicio a la carta.

          Otras servicios a contratar en el salón:
  
          
1.      Banquetes para 50 personas o menos.
           2.      Cócteles para 60 personas o menos.

          – Lobby Bar con 20 plazas, coctelería cubana e internacional y
    alimentos ligeros.

Reservar